La ONU aprobó más sanciones contra Norcorea por sus pruebas nucleares

El Consejo de Seguridad resolvió prohibir la compra de textiles y ponerle un límite al petróleo que el régimen puede importar.


onu sanciones norcorea

Fuente: Clarin

Autor: Clarin

...

No son tan duras como quería Estados Unidos pero son las más duras jamás impuestas contra Corea del Norte por las Naciones Unidas. Con la firma de los quince países miembro, el Consejo de Seguridad de la ONU resolvió prohibir la compra de textiles norcoreanos y ponerle un límite al petróleo que Pyongyang puede importar cada año: 8,5 millones de barriles como máximo, entre crudo y refinado.

Entre las cláusulas que EE.UU. se perdió en busca de la unidad figuran la de la prohibición total, y no parcial, de venderle petróleo al régimen de Kim Jong-un; y la del fin del programa por el que unos 93.000 norcoreanos trabajan hoy en el exterior. La primera era resistida por China, uno de los cinco países con poder de veto en el Consejo, que no quiere desestabilizar demasiado a su vecino. La segunda, por Rusia (también con poder de veto), donde trabajan muchos de esos norcoreanos en el exterior. En vez de una prohibición total, la resolución pide que no se otorguen nuevos permisos de trabajo a menos que sea por causas humanitarias o relacionadas con la desnuclearización del régimen.

El borrador original estadounidense también hablaba de congelar los bienes de Kim y prohibir sus viajes, otra sanción que quedó fuera. La resolución aprobada sí autoriza a la comunidad internacional a inspeccionar los buques que salen y entran de los puertos norcoreanos pero no permite el uso de la fuerza (como había propuesto el equipo de Donald Trump)y exige el acuerdo de los países donde esos buques tienen su bandera. Nadie espera demasiada presión por una disposición tan lavada como esa.

Después del carbón (la primera exportación norcoreana en 2016), la industria textil fue la otra gran fuente de divisas de Corea del Norte el año pasado: según la agencia de promoción de inversiones y comercio en Corea, ingresó US$ 752 millones en el país. Prácticamente el 80% de esos tejidos tuvieron a China como mercado.

De acuerdo con un funcionario estadounidense cercano a las negociaciones que habló con el diario The Washington Post, el máximo impuesto en la compra de petróleo crudo y refinado representa una baja del 30% en el consumo que venían teniendo.Para evitar la sustitución por combustibles alternativos, el gas natural y los condensados de gas natural también fueron prohibidos.

La de ayer es la novena resolución con sanciones dispuesta desde 2006 por el Consejo de Seguridad contra el programa nuclear y de misiles de Corea del Norte. En 2017 ya hubo otras sanciones que prohibieron la exportación de carbón, mineral de hierro y mariscos norcoreanos. Según The Washington Post, con la resolución de ayer ya se ha afectado al 90% de las exportaciones de Pyongyang.

Hace una semana, la embajadora ante las Naciones Unidas de EE.UU., Nikki Haley, pedía las “sanciones más fuertes”contra Corea del Norte. Pero tuvieron que rebajarlas por pedido de Rusia y de China, que no quiere provocar una crisis de refugiados norcoreanos en su frontera ni una reunificación de las dos Coreas en la que Estados Unidos aumente su influencia en la zona.

Antes de conocerse la resolución, Corea del Norte advirtió a Estados Unidos que “pagará el precio debido”. En caso de que las sanciones se endurezcan, Pyongyang le infligirá “el mayor dolor y padecimiento que hayan atravesado jamás en su historia”, dijo la cancillería norcoreana en un comunicado difundido por la agencia estatal de noticias KCNA.

Pyongyang dijo haber ensayado el 3 de septiembre una bomba de hidrógeno que puede ser cargada en un misil balístico intercontinental, aunque los expertos dudan que haya desarrollado la tecnología necesaria. El 10 de septiembre, Kim Jong-un agasajó con un banquete a los técnicos e ingenieros nucleares que ayudaron a llevar a cabo el ensayo nuclear. El dictador apareció en la sala de banquetes de la Mokran House, donde el partido celebra sus recepciones, para dirigirse a los invitados. Una imagen del evento los muestra sentados a lo largo de grandes mesas cubiertas con lino blanco. Según la agencia KCNA, “el banquete se celebró en una atmósfera desbordante de entusiasmo revolucionario”.